Buenosdiasnoticias.com

  • Aumentar fuente
  • Fuente predeterminada
  • Disminuir fuente
Inicio Politica Ingresos públicos, coparticipación y seguridad social en el 2010

Ingresos públicos, coparticipación y seguridad social en el 2010

E-mail Imprimir PDF
Año tras año, la coparticipación federal es uno de los temas que desvela a los sucesivos gobiernos en su relación con las administraciones provinciales. En 2010, de cada 10 pesos de recaudación tributaria, la ANSES recibió 2. Los números de una realidad que deja al descubierto las cifras que muchas veces se intenta ocultar desde el Ejecutivo

La Argentina, sacando épocas especiales como los tiempos de la post segunda guerra mundial, siempre ha vivido con problemas económicos que han opacado los pequeños períodos de crecimiento vividos por el país. El Estado nacional, como receptor de la mayoría de los impuestos, es quien debe tratar de distribuir los mismos de la manera más equitativa posible, evitando discriminaciones o favoritismos, para de esa manera lograr una mejor distribución de los recursos.

 

La Coparticipación Federal de impuestos ha sido siempre un tema complicado que ha deteriorado la relación entre la Nación y las provincias, porque los estados se sienten dañados en sus finanzas, sobre todo los más pequeños que ven como los grandes poblados se llevan la mayor parte de los recursos, dejándolos de lado.

 

Acostumbrado a no dar marcha atrás en ninguna de sus resoluciones, el oficialismo está dispuesto a incrementar y profundizar el modelo iniciado en mayo de 2003. La búsqueda de la victoria sobre el contrario es la única prioridad política que sustenta el oficialismo desde un tiempo a esta parte. Al igual que la cultura ludópata que se impregnó en gran parte de la sociedad producto de la proliferación de los juegos de azar (bingos, casinos, tragamonedas, etc.), donde el ganar lo es todo y hacerlo a cualquier costo sin pensar que se deja de lado es lo más corto y rápido para hacer.

 

Se hace realmente imposible hacer pié bajo estas circunstancias, pero la rareza de este modo de gobernar radica en que los que van obteniendo pequeñas victorias son precisamente los más perjudicados. No se trata de ningún maleficio sino simplemente la ausencia de política, el ganar pequeñas batallas a costa de mucho “marketing” o la entrega de dádivas para la obtención de votos, socavo las intenciones de lo que pudo ser en su momento un país que para esta época tendría que estar al nivel de países como Canadá o Australia.

 

Un estudio realizado por el Iaraf (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), remarca que en 2010, de cada $10 de recaudación tributaria, ANSES recibió $2: la Seguridad Social no puede quedar fuera de la discusión de la coparticipación. La necesidad de una reforma al sistema de reparto de los ingresos públicos en nuestro país forma parte, desde hace 15 años, de una de las deudas pendientes de la política económica estratégica, es decir, de aquellas medidas que tienen un efecto en el largo plazo.

 

El actual sistema de reparto de recursos entre el gobierno federal y las administraciones provinciales data del año 1988, momento en el cual se decidió un determinado prorrateo con coeficientes fijos, que si bien obedeció a una realidad económica, social y política del momento, no tiene hoy en día justificación objetiva alguna.

 

El total de la recaudación tributaria de impuestos nacionales del año 2010 fue de $309 mil millones. Esta cifra fue repartida, en función al sistema de coordinación fiscal vigente, entre el conjunto de provincias (incluyendo CABA), el Tesoro Nacional y la ANSES. Las provincias recibieron en forma automática, es decir considerando la Coparticipación y leyes especiales más el Fondo Federal Solidario, un monto equivalente al 35,2% de la mencionada cifra.

 

A la ANSES le correspondió un 20,3% en virtud del financiamiento tributario de la SS antes mencionado, mientras que el Tesoro Nacional fue quien decidió el destino del 44,5% restante. Cabe mencionar aquí, dado que se está considerando el reparto de recursos entre los distintos actores, que dentro de este último componente están los fondos con los que finalmente el gobierno federal realiza las transferencias corrientes y de capital a las jurisdicciones subnacionales, que en el 2010 representaron un 8,4% de los recursos tributarios.

 

No hay dudas de que la discusión sobre la reforma de la coparticipación debiera ser planteada integralmente, es decir considerando sus impactos sobre todos los actores relevantes. La Seguridad Social debe ser especialmente considerada en cualquier esquema de reforma, puesto que no aparece como viable descartar su financiamiento tributario, que por ejemplo en 2010 fue responsable de aproximadamente un 40% de sus ingresos corrientes.

 

Se habla de la necesidad de una reforma al sistema de reparto de los ingresos públicos en nuestro país como una política económica estratégica, con efectos a largo plazo. Lo deseable, como siempre, sería definir un esquema fiscal global sostenible en el tiempo. El riesgo de no hacerlo es perpetuar las reformas intermedias, en definitiva parches que no han hecho más que sumar distorsiones.

 

Según un estudio efectuado por el Centro de Implementación de Políticas Públicas para la Equidad y el Crecimiento (CIPPEC) el año pasado, se demostraba cuál era la composición del Presupuesto 2011 dividido por función, en el que se dejaba en claro cuál era el destino de cada peso que el gobierno kirchnerista tenía dispuesto invertir este año.

 

De cada peso que se gaste, el CIPPEC asegura que $ 0,42 irá a Seguridad Social, entre los que figuran las políticas diseñadas por el Ejecutivo para intentar combatir la pobreza y la marginación en nuestro país, es decir, el doble de lo que se destinó el año pasado, lo que significa un cambio sustancial en la política kirchnerista.

 

La distribución de recursos entre Nación y provincias ha sido y sigue siendo un tema de debate. Nadie duda del rol esencial que juega en la constitución de un país federal, ya que sin gozar de recursos es poco el poder real que tienen los gobiernos provinciales para efectuar políticas públicas tendientes a cambiar su realidad provincial.

 

Como puede verse a través de lo mencionado con anterioridad, el gobierno elige prioridades que van a contratara de los deseos de la sociedad, con lo que pone su estrategia de seguir por cuatro años más en el sillón de Balcarce 50 en peligro, y el alejamiento que vive con la sociedad desde el año 2008, seguirá incrementándose en vez de bajar.

 

Es cuestión de que el oficialismo, a través de sus principales dirigentes y funcionarios públicos, se pongan a trabajar seriamente en la necesidad de contar con un país más serio. La Argentina merece un cambio de actitud, sino la salida para el descalabro moral, económico, social y político que vive el país, será cada vez más grande y por lo tanto, complicado de sortear.

 
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner
Banner

Noticias en flash

Para el último año de gestión, Tello creó 160 vancantes de planta permanente

El proyecto del ejecutivo municipal de Chimbas fue aprobado con la mayoría de los concejales oficialistas y representará un incremento de 15 millones de pesos para el Presupuesto 2015. También se aprobó un aumento en la Contribución Municipal que, en algunos casos, alcanza al 300%.